Más allá del principio de placer

Novedad de ensayo

 

Más allá del principio de placer mas alla
Sigmund Freud
MArmol / Izquierdo Editores

Abordamos nuevamente la construcción que realiza Freud de Jenseists des Lustprinzips. En esta oportunidad partimos de los manuscritos conservados, es decir, de las dos versiones alternativas y los comparamos con los textos finalmente publicados.
La difícil travesía por el texto manuscrito consistió, primero, en examinar el texto en alemán de la segunda versión escrita a máquina cotejándolo con el escrito publicado y, posteriormen¬te, en establecer el texto en alemán de la versión manuscrita con tipografía “gótica” comparándolo con la versión a máquina. Susana Goldmann se ocupó de esa tarea.
Acto seguido, siguiendo la nueva traducción que habíamos realizado en 2003 del texto publicado de Jenseits, Susana preparó la traducción al castellano de ambas manuscritos. Por mi parte, intervine en su revisión, articulaciones, comentarios, en la comparación entre las tres versiones con sus reediciones y en las notas introductorias.
Al recorrer sus múltiples versiones -los dos documentos del manuscrito, un texto publicado y tres reeditados- se descubren las dificultades que enfrenta para sostener un punto de inflexión en su teoría que suele situarse en torno a un texto y a una fecha:“Más allá del principio de placer, el giro de 1920″. Lo que me permitió revisar los ejes de cada capítulo en el Anexo de esta publicación.
La primera versión escrita a mano consta de 34 páginas y sólo tiene seis capítulos señalados con números romanos. Aún no existe el nuevo capítulo VI de la versión impresa que añadirá con el documento mecanografiado. Razón por la cual, sin el eje del ensayo, el manuscrito escrito a mano no puede considerarse un “borrador”. Es, más bien, una versión alternativa que luego le resultó insuficiente.
La segunda está encuadernada en rústica, tiene tapas duras y lleva el apellido del autor y el título inscripto en el lomo en letras doradas. Se trata del manuscrito que le regalara a Max Eitingon quien lo había hecho encuadernar. Se compone, en su mayor parte, de hojas escritas a máquina que presentan múltiples correcciones. La principal diferencia consiste en la composición de un nuevo capítulo de 27 páginas escritas a mano (el capítulo VI de la versión impresa) que es constitutivo para la estructura del ensayo y acarrea importantes modificaciones en el antiguo capítulo VI, transformado en VII.
De la primera versión el último dato que se tiene es de fines de septiembre de 1919. Luego, durante un tiempo, no se habla más de la suerte del manuscrito. Recién el 25 de mayo de 1920 -a principios de ese año habían fallecido su hija Sophie inesperadamente y su amigo Antón von Freund- Freud mencionó que estaba trabajando de nuevo en la obra. Parece tratarse de la segunda versión. Y el 18 de julio anunció que el Más allá estaba terminado.
Las dos versiones preparatorias deben ser leídas como documentación de un proceso de reflexión en curso cuyas modificaciones prosiguen durante la corrección de las pruebas de galera y no se detienen, ni siquiera, con la primera publicación en 1920: continúan en las reediciones de 1921, 1923 y 1925.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *