Contra el expolio de nuestras vidas

Novedad de filosofía

 

Contra el expolio de nuestras vidas contra
Karl Marx / Daniel Bensaïd
Errata Naturae

En 1842, Karl Marx publica un ensayo lúcido y provocador, muy rara vez traducido al castellano y, sin embargo, de una actualidad pasmosa, pues aborda críticamente temas como el derecho a la soberanía energética, a los ingresos o medios mínimos que garantizan la existencia y a los bienes comunes. Su reflexión parte de las denuncias del supuesto «robo» de leña cometido por las clases más humildes: hombres y mujeres desposeídos que ni siquiera tienen con qué calentarse, y sobre los cuales, tras recoger ramajes caídos en los bosques, cae todo el peso de las nuevas leyes rehechas a la medida de los propietarios más ricos. A partir de esta circunstancia, Marx conduce su reflexión hacia las fronteras entre lo público y lo privado, así como hacia los límites del derecho a la propiedad privada: allí donde éste colisiona con el derecho a la existencia, al empleo o a la vivienda.
Más de siglo y medio después, la nueva oleada de privatizaciones que recorre el mundo y la progresiva reducción de derechos sociales históricamente adquiridos vuelven a poner sobre la mesa este tema que necesariamente nos implica a todos. Y sobre esta cuestión, precisamente, trata el excelente ensayo de Daniel Bensaïd —uno de los más destacados e influyentes pensadores franceses de las últimas décadas— que publicamos junto al texto de Marx. Así, Bensaïd desentraña las fuentes filosóficas y la evolución histórica del debate planteado por Marx, y analiza sus principales implicaciones actuales: la cuestión del derecho a la existencia y a la renta básica, el problema de la vivienda y los desahucios, el paso a manos privadas de los recursos hídricos, las patentes realizadas sobre organismos vivos, las polémicas sobre la propiedad intelectual, la privatización de la sanidad y la educación… En definitiva: Bensaïd lee a Marx, con inteligencia y alcance, orientando la controversia hacia la urgente necesidad de (re)construir en la Europa de nuestros días una verdadera economía política popular que se enfrente a la economía financiera de los mercados.

Karl Marx (Tréveris, 1818 – Londres, 1883) fue un pensador y activista revolucionario alemán. La propuesta política derivada de su obra ha sido una de las más influyentes de la historia de la humanidad, a pesar de que él mismo, anticipando sin duda los malos usos de su pensamiento, comentara con franqueza a su amigo Engels hacia el final de su vida: «Lo único que tengo claro es que no soy marxista». Su obra parte de la crítica a los socialismos anteriores, que calificó de «utópicos», y profundiza en el estudio de la economía política clásica para construir su propia doctrina económica, que plasmó en El capital.

Por otro lado, Marx fue un incansable activista de la revolución obrera. Tras su militancia en la diminuta Liga de los Comunistas, se movió en los ambientes de los conspiradores revolucionarios exiliados hasta que, en 1864, la creación de la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT) le dio la oportunidad de impregnar al movimiento obrero mundial con sus ideas. Marx triunfó e impuso su doctrina como línea oficial de la Internacional, si bien ésta acabaría hundiéndose por el efecto combinado de las divisiones internas y la represión desatada tras la revolución de la Comuna de París en 1871, fecha a partir de la cual se retira de la actividad política.

Daniel Bensaïd (Toulouse, 1946 – París, 2010) fue uno de los dirigentes estudiantiles de Mayo del 68. Más tarde ejerció como profesor de Filosofía en la Universidad París 8 Vincennes Saint-Denis y fue director de la revista Contretemps. Militante de la Liga Comunista Revolucionaria y en los últimos tiempos del Nuevo Partido Anticapitalista, fue autor de una amplia obra filosófica y teórica de más de una treintena de libros, de temática diversa y variada, que lo convirtieron en uno de los pensadores marxistas de referencia internacional. Entre sus obras traducidas al castellano cabe destacar: Cambiar el mundo; Marx intempestivo; y Clases, plebes, multitudes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *