Perdonar lo imperdonable y lo imprescriptible

Novedad de filosofía

Perdonar Lo imperdonable y lo imprescriptible derrida
Jacques Derrida
Seguido de: Aporéticas del perdón
Jorge Pérez de Tudela /
Diego S. Garrocho

Avarigani

 

¿Quién perdona o quién pide perdón? ¿A quién, en qué momento? ¿Quién tiene el derecho o el poder para hacerlo? ¿Quién adquiere la soberanía para perdonar a alguien o para perdonar algo a alguien? Los interrogantes que acechan la problemática del perdón multiplican su magnitud al enfrentarse al acontecimiento de lo imperdonable. Otra vez más, la posibilidad de lo imposible y la imposibilidad de lo éticamente urgente y necesario vuelven a reunirse en la escritura de Jacques Derrida para abordar una experiencia inequívocamente humana. Acaso interrogarse acerca del perdón no sea más que intentar desentrañar el sentido de una extraña palabra que hace lo que dice y que se esfuerza, como tantas veces, en decir lo indecible. Si toda escritura ha de suponer una suerte de perjurio, este texto no será una excepción.

Jacques Derrida (El-Biar, 1930) es, quizá, el filósofo más influyente del pensamiento francés contemporáneo. Como tantos intelectuales de su generación, fue antiguo alumno de la Ecole Nórmale Supérieure (ENS), donde su personalidad filosófica estuvo marcada por el contacto con Louis Althusser y Jean Hyppolite, quien dirigió su memoria de estudios. Tras su agregación, en 1957 realizó una estancia de investigación en Harvard. Desde entonces EE.UU. se convirtió en un país determinante para la recepción de su pensamiento y de su obra. Entre 1960 y 1964 enseñó en la Sorbona donde asistió a G. Bachelard, G. Canguilhem, P. Ricoeur o J. Wahl. Poco después, fue nombrado profesor en la ENS donde enseñó hasta 1984 para llegar, un año después, a L’Ecole des Hautes Etudes en Sciences Sociales. De su inmensa e influyente obra podrían destacarse títulos tan señeros como De la grammatologie (1967), Marges – de laphilosophie (1967), Da Dissemination (1972), Spectres de Marx (1993) o Politiques de üamitié (1994). Tan célebre como polémico, Jacques Derrida murió en París el 9 de octubre de 2005.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *