Elipses

Novedad de ensayo

 

Elipses ELIPSES_portada
Juan Mayorga
La uña rota

Después de la excelente acogida del libro “Teatro 1989-2014”, presentamos “Elipses”, que reúne por primera vez ensayos, conferencias y artículos que Juan Mayorga ha escrito entre 1990 y 2016, paralelamente a sus piezas para la escena.
Se trata de textos que revelan el pensamiento del dramaturgo, el muro de carga sobre el que se sostiene su obra de ficción. Al leerlos, asistimos a la puesta en escena de un pensar que es permanente autointerrogación.

A lo largo de seis espacios de lectura –entre ellos, una fructífera conversación con el crítico Ignacio Echevarría–, el autor ofrece sus posiciones y dudas acerca de temas diversos pero íntimamente vinculados que se encuentran en el centro de su obra teatral: la libertad, la violencia, la cultura, la crítica, la historia, la memoria, Europa, Auschwitz… y, desde luego, el teatro como arte de la reunión y la imaginación. Así, Mayorga se nos presenta como lector de Aristóteles, Benjamin, Bulgákov, Calderón, Kantor, Kraus, Lope, Mate, Pasolini, Tabori, entre otros muchos.

Elipses nos permite descubrir al pensador que hay detrás de –o dentro de– un autor cuyas obras se representan en escenarios de todo el mundo.

«Juan Mayorga lleva más de dos décadas experimentando formas de pensar y contar la realidad presente y pasada siguiendo un hilo conductor que bien puede ser visto como una línea de vida: la búsqueda obsesiva de la verdad.» Claire Spooner

Juan Mayorga
Si, como escribió Balzac, los sucesos principales en la vida de un escritor son sus obras, no hay duda de que cada uno de sus libros sería una minuciosa guía de cada uno de los acontecimientos más notables de la biografía del autor. Con todo, cabría añadir que Juan Mayorga, nacido en Madrid en 1965, es licenciado en Matemáticas y es doctor en Filosofía.

Acaso su obra se nutra precisamente de ambas materias («un matemático –nos dice– es alguien que reconoce la afinidad entre formas; y la filosofía es el asombro radical, la interrogación sobre uno mismo»). No en vano, en su tesis doctoral, publicada por Anthropos en 2003 bajo el título de Revolución conservadora y conservación revolucionaria, estudió la obra de Walter Benjamin.

Asimismo ha adaptado para la escena textos de Dürrenmatt, Calderón, Dostoievski, Valle-Inclán, Ibsen, Shakespeare o Eurípides… Huellas que, de alguna manera, forman parte de su poética, pues, en su opinión, «tener una relación íntima con textos mayores te permite entrar en la cocina de los grandes y uno espera que algo se le pegue de todo eso».

Su teatro, traducido a una treintena de idiomas, ha obtenido numerosos premios –«hacen que te sientas más responsable, no deberían hacerte más conservador»– como el Ojo Crítico, el Valle-Inclán, los Premio Nacionales de Teatro en 2007 y el de Literatura Dramática en 2013 por La lengua en pedazos, con la que debuta como director de escena con su compañía La Loca de la Casa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *