La huelga general como problema filosófico

La huelga general como problema filosófico
Carlos Pérez López
Metales pesados

Metales pesadosLa huelga presupone una práctica, una experiencia vivida. Difícilmente podría decirse lo mismo de la huelga general, entendida en su idea revolucionaria: la cesación universal de todo trabajo, en todo lugar a la misma hora. Las investigaciones sobre la huelga general dan cuenta del problema que planteó a los historiadores el concebirla como un hecho verificable, pues la traza real de su expectativa mítica sólo alcanzó la inminencia. Ese modo de estar a punto de realizarse generó, a comienzos del siglo XX, un debate sobre su potencial como instrumento amenazante para obtener fines políticos o como medio auténtico para un tiempo revolucionario. Esta es precisamente la trama en la que aparece trabajada por Georges Sorel, en sus “Reflexiones sobre la violencia”, retomada luego por Walter Benjamin en su ensayo “Para una crítica de la violencia”. El problema filosófico de la huelga general aparece así en la reconstrucción de estas trayectorias, entre las palabras teóricas y las voces obreras que, extranjeras unas de otras, testimonian de la improductividad radical, de la obra desconocida y del tiempo de su realidad histórica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *