La inteligencia excéntrica

Novedad


 

La inteligencia excéntrica
Antonio López Pina
Editorial Marcial Pons

John Stuart Mill y, más recientemente, Tony Judt han apelado a la necesidad de vigoLa inteligencia excentricar intelectual y coraje moral de las sociedades. En su espíritu, el autor, en diálogo con sus eminentes maestros y amigos, resume las preguntas de este tiempo: en el desorientado y febril mundo actual, ¿qué lugar corresponde al Estado?, ¿qué papel puede desempeñar el Derecho?, ¿qué Europa puede hacer suyo el proyecto ilustrado?, ¿cabe imaginar el mismo sin un nuevo impulso moral?
A través de los maestros con los que el autor convivió, de los compañeros de generación con los que consensuó una salida a la dictadura y de los juristas alemanes en los que encontró un fundamento sólido a su búsqueda de la verdad y a su procura de la igual libertad de todos, se nos anticipa, para España y para Europa, un relato público moral, con recurso al Derecho. El mismo nos lleva, según el prologuista Antonio García Santesmases, a interrogarnos ¿dónde están los excéntricos que piensan hoy, para nosotros, la realidad?, ¿dónde se encuentran los personajes con suficiente coraje moral, para hacerse cargo de una España y una Europa solidarias más allá del mercado y de la moneda comunes?

El lugar de los poetas

Recomendamos


 

El lugar de los poetas. Un ensayo sobre estética y política
Luis Alegre Zahonero
Editorial Akal

En las situaciones de crisis de régimen, cuando las convicciones más sólidas se El lugar de los poetas.indderosionan, es posible ver y pensar lo que de ordinario nos resulta invisible; no es de extrañar, pues, que sea entonces cuando la filosofía cobre un papel especialmente destacado. Son estos los momentos en los que es posible ver hasta qué punto hay grandes batallas (teóricas y políticas) que se libran en ese espacio misterioso –«el lugar de los poetas»– donde se ponen las palabras a las cosas.

La reflexión respecto al problema del poder que emana del nombrar ha cobrado en las últimas décadas la forma de una reflexión sobre el populismo o sobre los significantes vacíos. Sin embargo, este es ya el meollo de la Crítica del juicio de Kant; a partir de ahí, el problema ha ido ocupando de un modo creciente el corazón mismo de la historia de la filosofía: Schiller, todo el Romanticismo, Nietzsche, Freud e incluso los principales autores marxistas del siglo xx que, de un modo u otro, se vieron obligados a desplazar el centro de sus investigaciones hacia el terreno de la estética.

El lugar de los poetas pretende ser un recorrido crítico y ameno por ese hilo conductor que recorre secretamente la historia de la filosofía al menos desde la Ilustración y que, sin embargo, sólo aflora en situaciones excepcionales.

Otra caperucita roja

Recomendamos para los niños y niñas


 

Otra caperucita roja. Colección anticlásicos
Texto: Juan Scaliter Ilustraciones: Delia Iglesias
Editorial Maime mujer y Chirimbote

La mayoría de los cuentos tradicionales nacieron con la idea de enseñarnos algo. La Otra caperucita rojaBella y la Bestia, que no hay que guiarse por las apariencias; La Sirenita, que no hagamos tratos con los malos y La Cenicienta, que siempre se premia ser bueno. Pero mucho tiempo atrás, Caperucita Roja era una forma de advertirnos que no debíamos confiar en desconocidos y había que hacer siempre lo que nos decían madres y padres. Pero todas esas historias también cuentan algo más: que si no fuera por el cazador, el príncipe o el mago, no habría final feliz. Entonces, las caperucitas de todo el mundo, cansadas de esto porque ellas eran iguales de valientes, decidieron escribir su propia historia… “Había una vez una niña muy valiente. Era la que trepaba más alto a los árboles, la única que se atrevía a salir cuando hasta las estrellas se ocultaban y la que hacía las preguntas más difíciles… Porque para ser valiente no basta con actuar distinto, también hay que pensar diferente”.