Mujeres públicas, ciudadanas conscientes

Una experiencia cívica en la Segunda República

Monlleó, Mª Rosa; Badenes-Gasset Ramos, Inmaculada; Alcón Sornichero, Eva María


Investigar el papel protagonista de las mujeres en la Segunda República es una operación científica esencial para entender la modernización de España. Las diversas leyes que fueron aprobadas en este periodo dieron la oportunidad a las mujeres de tomar las riendas de la acción ciudadana, con lo que transgredían el espacio masculino y se convertían en sujetos conscientes, con responsabilidad en los asuntos públicos. En este libro aparece la experiencia cívica de muchas mujeres: votar, manifestarse en la calle o dar mítines electorales como ciudadanas, ser diputada o alcaldesa, disfrutar del seguro de maternidad, conseguir la tutela de los hijos o el divorcio, acceder a nuevos oficios monopolizados hasta entonces por los hombres.

Con esta obra creemos que se han conseguido dos objetivos esenciales: por una parte, desde el prisma feminista, presentamos los avances logrados por las mujeres, nuevos derechos y mayor autonomía; y por otra, desde el prisma de la memoria histórica, al elaborar sus biografías hemos recobrado su dignidad por ser víctimas de la guerra y la represión franquista. Desenmascarar la versión negativa que el régimen franquista dio de ellas, nos ha permitido reencontrarnos con la Segunda República como un periodo emancipador y creativo para las mujeres.

Simondon

Una filosofía de lo transindividual

Combes, Muriel


¿En qué se reconoce el simondonismo? Esta pregunta, lanzada desde el prólogo de este libro, y que se nos impone por el peso que adquiere hoy la obra de Simondon, debía necesariamente encontrar en su camino a Muriel Combes. Pues su intento se revela uno de los más consistentes a la hora de comprender el alcance de las tesis del pensador de la individuación, y de recorrer sus impensados, es decir amplificarlo.
No es este un libro cómodo. Combes tensiona en su lectura la letra de Simondon, como quien agita un líquido con el fin de descubrir sus valencias inherentes, o como quien talla la madera a fin de seguir sus vetas-fuerzas. Es decir, fiel a Simondon con el método de Simondon, busca reunir la letra con el espíritu, tensionarlas juntas, para inscribir una fidelidad rebelde, o una respetuosa infidelidad.
Como Simondon no es Uno, como no podría serlo, conviven en él varios, y sus apuestas ético-políticas (que acompañan su filosofía) son también varias. Tenemos, dice Combes, junto al pensador-de- la-técnica, reformador de la educación, regulador de un modo de relación con las máquinas, el Simondon de lo transindividual, de la expresión en lo colectivo de la carga de ser preindividual que somos (exceso y no falta) y que nos impide cerrarnos en un individuo, que nos empuja a la transformación incesante, al afectar y ser afectado. Combes previene que el primero, sin el segundo, corre el peligro de “normar lo inmanente”. Y en un punto no se trata de elegir, ya que ambos “simondones” coexisten en Simondon, pero en otro, siempre se trata de elegir, ya que la lectura es acción sobre nosotros mismos, modo de vida.
Técnica y deseo, técnica y modo de vida, no hay relación que sea hoy más apremiante (pregnante y alienante), y es esto lo que podemos pensar a través de Simondon, con Muriel Combes, en un sentido liberador.

La sociedad punitiva

Curso del Collège de France (1972-1973)

Foucault, Michel


Pronunciadas en el Collège de France en el primer trimestre de 1973, estas trece lecciones sobre la «sociedad punitiva» examinan cómo se han forjado las relaciones entre la justicia y la verdad que rigen el derecho penal moderno, y cuestionan lo que aparentemente les une al surgimiento de un nuevo régimen punitivo que aún domina la sociedad contemporánea.

En este curso –muy probablemente preparatorio para el libro que se publicaría en 1975, Vigilar y castigar–, va más allá del sistema penitenciario, analizando el conjunto de la sociedad en la economía capitalista que desarrolla una nueva e singular gestión de la multiplicidad de las ilegalidades y de su imbricación.

Este ensayo se elaboró partiendo de un material histórico hasta ahora inédito, sobre la economía política clásica, los cuáqueros y los «Dissenters» ingleses y su filantropía –cuyo discurso introduce lo penitenciario en lo penal–, así como la moralización del tiempo obrero. Michel Foucault se entrega, para su crítica de Hobbes, a un análisis de la guerra civil, que no la guerra de todos contra todos, sino una «matriz general» para comprender el funcionamiento de la estrategia criminal, cuyo objetivo es menos criminal que el enemigo interno.

La sociedad punitiva es uno de los grandes textos que relatan la historia del capitalismo. Así, nuestras ciencias humanas se revelan invariablemente, en un sentido nietzscheano, como «ciencias morales».