Última sesión del curso de Fenomenología

Los viernes fenomenológicos llegan a su última parada después de 11 interesantes sesiones. Os invitamos a participar el viernes 3 de marzo a las 19.00 en la última charla: Fenomenología y hermeneútica en Aristóteles a cargo de Teresa Oñate (UNED).

Agradecemos a la Sociedad Española de Fenomenología (SEFE) y la UNED su colaboración para realizar este curso, y a todos los asistentes durante estos meses por acompañarnos cada viernes en nuestro rincón filosófico.

image

Diotima o de la dificultad de enseñar filosofía

Diotima o de la dificultad de enseñar filosofía
Varios editores diotima

Escolar y Mayo

Los escritos de Aristóteles que nos han llegado reciben el nombre de acroamáticos, por ser apuntes de clases. Pero la akróasis no sugiere solo un texto de importancia secundaria, al no pertenecer la mano que lo escribe a quien lo dicta, sino, más bien, alude a un momento único, irremplazable en el aprendizaje: a la enseñanza oral, a la escucha atenta, al trato amigable de profesor y discípulo. Esta colección se dedica a la exploración de las vías para mejorar este proceso.

Nunca ha sido fácil enseñar filosofía. El mayor filósofo de todos los tiempos, de acuerdo con una tradición muy venerable, Sócrates, experimentó en su propia persona la complejidad de adentrarse en el saber filosófico. Si hemos de creer a Platón, el inquieto Sócrates, conversador infatigable con unos y otros, y que se reclamaba ignorante de todo conocimiento salvo de su propia nesciencia, en realidad conocía muchas verdades filosóficas; pero no las había aprendido por sí mismo ni tampoco en un diálogo con sus semejantes en la inopia filosófica. Como muchos de nosotros, las aprendió de un profesor. En el Banquete, el propio Sócrates cuenta que lo que sabe del amor, ingrediente esencial de la actividad filosófica hasta el punto de constituir la mitad de su nombre, lo llegó a saber como dócil y no muy avispado alumno de boca de un verdadero maestro. Maestra, más bien, Diotima, la extraña mujer de Mantinea.