Teologías del sur. El giro descolonizador

Novedad


Teologías del sur. El giro descolonizador
Juan José Tamayo
Editorial Trotta

Este libro hace un riguroso recorrido por las teologías del Sur global: africana, asiática, latinoamericana, indígena y negra estadounidense, ubicándolas en sus contextos y en sus más significativas tendencias: feminista, ecológica, de la liberación, de las religiones. Son teologías emergentes, contrahegemónicas y creadoras de discursos alternativos que intentan responder a los grandes desafíos actuales: el colonialismo, el patriarcado, el racismo epistemológico, el capitalismo, la depredación de la naturaleza, la crisis de la democracia y los fundamentalismos. Estas teologías transitan, en actitud de búsqueda, por los caminos del diálogo intercultural, interreligioso, interétnico e interdisciplinar. teologías del sur

Sus sucesivos itinerarios por el diálogo fueron despertando al autor del sueño dogmático de los comienzos de su andadura teológica. Desinstalándole de su cómoda ubicación en la modernidad europea, le han abierto a nuevos horizontes epistemológicos. La conciencia de la pervivencia del colonialismo y de las carencias del proceso de descolonización ha dado lugar a esta innovadora propuesta de un cambio de paradigma en el relato teológico bajo el giro descolonizador, que cuestiona el eurocentrismo y tiene en cuenta la diversidad de escenarios geoculturales, políticos y religiosos.

Filosofía viva

Novedad de filosofía


 

Filosofía viva. La ecofilosofía como un árbol de la vida.
Henryk Skolimowski
Atalanta

Filosofia viva

La ecología es una cuestión política crucial de nuestra época, declaran cada vez más voces. Pero aunque esta afirmación es cierta y necesaria, se queda corta, dado que reduce el ecologismo a una ideología, y en la actualidad necesitamos algo más que eso. Nos hace falta asumirla desde una perspectiva que incluya todos los aspectos de la vida.

La ecofilosofía parte del supuesto de que nuestra cosmología no sólo determina nuestra imagen del universo físico, sino también el sentido de nuestras acciones. De ahí que el restablecimiento filosófico que se ha de llevar a cabo en nuestro tiempo no se deba limitar exclusivamente a los problemas medioambientales, porque va más allá de causas económicas y tecnológicas, e incluso morales. El núcleo de la crisis planetaria es una consecuencia de las limitaciones de la cosmología mecanicista que nos rige y de su deficiente y restrictivo modo de interpretar la naturaleza. Necesitamos una actitud reverente hacia la naturaleza, como la que tuvieron algunas culturas del pasado, para comprender la realidad de una forma más integral. El ser humano es una extensión de la naturaleza. Por tanto, necesitamos considerar los valores humanos como parte de un espectro más amplio en el que la naturaleza participe y co-defina nuestra relación con la vida.

Este libro ofrece una visión filosófica renovadora del mundo que abarca desde la cosmología hasta la conciencia, pues el pathos de las sociedades modernas es, en definitiva, un problema de sentido.

 

 

 

 

 

La resistencia íntima

La resistencia íntima
Josep María Esquirol resistencia-intima

Acantilado

La resistencia íntima es un atento y profundo ensayo sobre la condición humana. Su autor nos descubre de qué modo el auténtico cuidado de uno mismo da luz y calor a los que están cerca, protegiéndoles y sirviéndoles de guía en el camino. «Reconocemos que resistencia íntima es el nombre de una experiencia, propia de la comarca de la proximidad; comarca que no es visita de un día, sino habitual estancia. Pero hoy cuesta quedarse en ella. La proximidad no se mide en metros ni en centímetros. Su opuesto no es la lejanía sino, más bien, la ubicua monocromía del mundo tecnificado. Hemos visto cómo la cotidianidad y el gesto de la casa son importantísimas modalidades de la experiencia de la proximidad».

Diotima o de la dificultad de enseñar filosofía

Diotima o de la dificultad de enseñar filosofía
Varios editores diotima

Escolar y Mayo

Los escritos de Aristóteles que nos han llegado reciben el nombre de acroamáticos, por ser apuntes de clases. Pero la akróasis no sugiere solo un texto de importancia secundaria, al no pertenecer la mano que lo escribe a quien lo dicta, sino, más bien, alude a un momento único, irremplazable en el aprendizaje: a la enseñanza oral, a la escucha atenta, al trato amigable de profesor y discípulo. Esta colección se dedica a la exploración de las vías para mejorar este proceso.

Nunca ha sido fácil enseñar filosofía. El mayor filósofo de todos los tiempos, de acuerdo con una tradición muy venerable, Sócrates, experimentó en su propia persona la complejidad de adentrarse en el saber filosófico. Si hemos de creer a Platón, el inquieto Sócrates, conversador infatigable con unos y otros, y que se reclamaba ignorante de todo conocimiento salvo de su propia nesciencia, en realidad conocía muchas verdades filosóficas; pero no las había aprendido por sí mismo ni tampoco en un diálogo con sus semejantes en la inopia filosófica. Como muchos de nosotros, las aprendió de un profesor. En el Banquete, el propio Sócrates cuenta que lo que sabe del amor, ingrediente esencial de la actividad filosófica hasta el punto de constituir la mitad de su nombre, lo llegó a saber como dócil y no muy avispado alumno de boca de un verdadero maestro. Maestra, más bien, Diotima, la extraña mujer de Mantinea.