La Unión Obrera

Flora Tristán

Debarris

10,00

Disponible  

ISBN: 978-84-933898-5-7

Descripción

La Unión Obrera, se considera uno de los primeros tratados a favor de los derechos de la clase obrera y de las mujeres. En él Flora, denunció con convicción y firmeza, los abusos y las injusticias que soportaban en aquellos años las obreras y los obreros. Flora Tristán,trabajó desde muy joven como obrera en distintos oficios y se casó a los 17 años con André Chazal. A raíz de la violencia de su marido, Flora huye del hogar con sus hijos, siendo perseguida por el esposo (que incluso intentó asesinarla disparándole en la calle), y la justicia.

A partir de sus vivencias, Flora comenzó una incansable lucha por los derechos de las mujeres y la clase trabajadora, en la que plantea la necesidad de unir a las y los trabajadores a nivel internacional, dentro de la línea de pensamiento y acción del socialismo utópico.

Igualmente se refiere a la situación de las mujeres trabajadoras “La mujer (la mitad de la humanidad) ha sido echada de la Iglesia, de la ley, de la sociedad”, también señala como los prejuicios están presentes entre los obreros y la naturalización de la idea de la inferioridad de la mujer.

Plantea que la mujer puede ser llamada incluso esclava “porque la mujer es, por así decirlo, propiedad del marido”. Por eso se debe luchar por el adelanto moral, material e intelectual de la clase obrera y de las mujeres trabajadoras: proclamar los derechos de la mujer y garantizar a varones y mujeres la igualdad, el disfrute, la instrucción y las mejoras. Por otra parte, enlaza la lucha de género con la de clase, al señalar que la emancipación de la mujer debe ser parte de la lucha por la liberación de la clase trabajadora de la explotación, como también señala que los obreros no pueden emanciparse sin tomar en sus manos las demandas de la mujer y la lucha por la conquista de sus derechos.

Flora realizó un incansable trabajo de agitación y organización de las y los obreros, siendo perseguida por la policía y la justicia, como también rechazada a veces por los trabajadores por sus ideas feministas. Estando enferma de tifus, muere el 21 de noviembre de 1844, cuando tenía solo 41 años.